RICARDO HERRERA

Nace en Chile el 7 de octubre de 1964.  Hijo de madre pintora y abuelo carpintero, su habilidad  y creatividad innata fueron visibles desde la niñez. Estudia en la Escuela Nacional de artesanos y en la Escuela experimental artística.  En 1984 ingresa como alumno de Escultura a la Pontificia Universidad Católica, etapa fundamental en su vida ya que de la mano de Arturo Hevia pudo perfeccionar al máximo su técnica escultórica, lo que en el futuro le permitió trabajar con la escultora y docente Lily Garafulic, con quien amplió sus perspectivas hacia el volumen y las materialidades, como madera, mármol y terracota.

Posteriormente trabaja y aprende el maestro Raúl Valdivieso, adquiriendo la habilidad de transformar duros materiales en suaves expresiones de naturaleza germinal, lo que le permitió comprender e intuir el comienzo de la vida y la sensualidad.